VA POR NOSOTRAS
Podcast / Blog / Comunicación / Publicidad

Sexo en Nueva York, 20 aniversario

SEXO EN NUEVA YORK, 20 AÑOS DE UNA SERIE MÍTICA

sexl en nueva yorkSexo en Nueva York ha sido una de las series más míticas de la televisión.

Este 2018 se han cumplido 20 años de su estreno y, después de tanto tiempo, aún sigue en nuestra memoria.

¿Por qué no nos hemos olvidado de ella? Al fín y al cabo, es solo una serie.

Quizá porque fue una de las primeras series que abordaba de forma directa temas que parecían tabú en la televisión.

La maternidad, el sexo, las relaciones de pareja o qué significaba para una mujer quedarse soltera fueron temas habituales.

Parece que fue ayer cuando se emitió el primer episodio.

Si, has escuchado bien, Sexo en Nueva York cumple 20 años, concretamente, los cumplió en junio de 2018.

Esta serie abrió la puerta a muchas otras y fue un bombazo en su momento.

Si eres una nolstálgica de las series y, sobre todo de esta, quédate a escuchar nuestro programa de hoy.

Te encantará.

No esperes más…. ¡Dale al play!

Ir a descargar

CARRIE, PROTAGONISTA DE SEXO EN NUEVA YORK

sexo en nueva yorkSus protagonistas Carrie , Miranda, Samantha y Charlotte, nos dejaron perlas de sabiduría.

Podemos estar más o menos de acuerdo, pero no podemos negar que han perdurado a lo largo de los años.

Todos conocemos a la peotagonista y alma de la serie, Carrie Bradshow, interpretada por Sarah Jessica Parker.

Es un personaje controvertido.

Muchas voces se han levantado indicando que da una imagen muy materialista y poco real de la mujer.

Este personaje era una enamorada de la moda, llegando a puntos bastante extremos.

De hecho, en la serie hay varias escenas en las que ella misma dice que tiene “cierto problema de adicción a una sustancia… los zapatos caros”

Sin embargo, tenemos que decir que creó tendencia.

Inspiró a miles de seguidoras de todo el mundo durante 20 años con su estilo único, una mezcla de modelos vintage y piezas de firma.

Hasta fue capaz de revivir tendencias ya pasadas.

Hizo renacer las gafas Wayfarer de Ray-Ban, la riñonera de Gucci que se usaba en los 90 o cosas tan llamativas como los zapatos transparentes que llevó en la primera temporada y que han aparecido en algunas pasarelas este mismo año.

Para que te hagas una idea,  todo el vestuario de la serie que no fue alquilado o devuelto a sus diseñadores se lo quedó la actriz.

Una de las prendas que puso de moda fue un tutú.

Ese look no estaba previsto, pero el efecto gustó tanto que lo seleccionaron como cabecera de la serie.

Además de improvisado, fue barato.

El departamento de vestuario compró el tutú en un bazar de Nueva York por 5 dólares.

Sarah Jessica no fue la única opción para este papel o, más bien, se lo pensó demasiado y los productores se encargaron de buscar otra opción por si acaso.

¿Sabes quién era? Lisa Edelstein, si, la famosa doctora Cuddy, de la serie House.

NO TODO ERA BUEN ROLLO, CONFLICTO ENTRE LAS ACTRICES DE SEXO EN NUEVA YORK

sexo en nueva yorkDetrás del buen rollo que emanaba de la pantalla, las protagonistas nunca se llevaron bien.

La guerra estalló cuando Kim Cattrall, que interpreta a Samantha, acusó a sus compañeras de dejarla de lado.

Estos piques entre las actrices hicieron imposible que se grabase la tercera parte de la película y el año pasado Cattral estalló en las redes sociales contra Parker.

Pero más que Cattrall, la que podría haberse sentido ofendida fue Kristin Davis.

La actriz que interpretaba el papel de Charlotte, fue la única que no recibió ningún premio o galardón, y eso que sus compañeras tienen un buen palmarés.

De hecho Sexo en Nueva York recibió, a lo largo de sus 6 temporadas 8 globos de oro y 7 Emmys.

Aunque la tercera parte de la peli no se rodó, la segunda si y da para mucho.

Pero bueno, dejemos las pelis que estamos hablando de la serie.

CURIOSIDADES SOBRE SEXO EN NUEVA YORK

sexo en nueva yorkLa serie nos ha dejado muy buenos momentos y ha sacado a la luz temas de los que no se hablaba.

Por ejemplo, escenas en las que buscan comprar un vibrador, en las que hablan de sus relaciones y en las que se desmentía que las mujeres no hablaban de sexo.

Míticas eran las salidas de las protagonista, sus dudas y sus líos, sus bailes y sus cócteles que, por cierto, eran falsos.

En todo el rodaje las actrices no bebieron ni una sola gota de alcohol.

Los cosmopolitan que se bebían en la serie no eran más que agua con colorante alimenticio.

Y hablando de colores, seguro que tampoco sabias que Cynthia Nixon, intérprete de Miranda, no era pelirroja.

El director había pensado en una serie que transmitiese diversidad y, por tanto, quería a una actriz con un color de pelo diferente.

Intentaron que Sarah Jessica mantuviese su color de pelo (iba a ser morena), pero tenia que haber una pelirroja si o si.

El color de pelo no fue el único esfuerzo que Cynthia Nyxon hizo para construir el personaje de Miranda.

Una de las características del personaje, además del pelo rojo, eran sus pendientes.

Pues bien, la actriz no tenia agujeros en las orejas al inicio de la serie, con lo que los pendientes que lucía, además de grandes y maravillosos, eran de pinza.

¿Más cosas falsas? Las direcciones de la serie.

En realidad ninguna existe.

Aunque hay gente que se hace fotos en las escaleras del 64 Perry Street, donde se supone que se localizaba el apartamento de Carrie, no se sabe si es ahi, ya que en la serie se decía que estaba en 275 East 73rd Street.

La mayoría de los fans creen que es en Perry Street, así que aceptamos barco.

COLABORACIONES Y CAMEOS EN SEXO EN NUEVA YORK

En la serie colaboró mucha gente, aunque no eran habituales los cameos.

Si que hizo una aparición el conocidísimo Mathew McConaughey, aunque no era la intención

El papel que interpretó fue pensado para Alec Baldwin y rechazado después por George Clooney y Warren Beatty.

Hay que reconocer que el que lo hiciera Mathew sería poco menos que casual, pero muy acertado.

Otra de las personas que participaron y a la que le fue muy beneficioso fue la estilista Patricia Field.

Una de las estilistas más excéntricas de la industria del cine, pero considerada una visionaria de la moda desde que sus diseños aparecieron en la serie.

Sus modelos siguen estando vigentes 20 años después y, además, es la responsable de vestuario de “El diablo se viste de Prada”.

Aunque esta diseñadora es estupenda, no fue ella quién diseñó el vestido más esperado de la serie : El vestido de boda de Carrie.

Quien lo diseñó fue Vivienne Westwood, quien le envió una nota de agradecimiento a Sarah Jessica Parker

¿Lo recuerdas? Es la que recibía a actriz en la serie. Si, era real.

Como reales eran también la mayoría de las situaciones de las que se hablaba en la serie.

Estaban basadas en historias que habían vivido el equipo de guionistas o sus conocidos, incluida la escena en la que Jack Berger deja a Carrie con un post-it.

SEXO EN NUEVA YORK NOS DIÓ UNA BOFETADA DE REALIDAD

sexo en nueva yorkUna de las chicas más cañeras de la serie era Samantha, incluso puso en pantalla la realidad del cáncer de mama.

Nos lo puso delante y nos hizo ver lo que realmente pasaban las personas que lo sufrian.

No fué la única en ponernos delante problemas que siguen existiendo.

Charlotte nos enseñó el sufrimiento de las personas con problemas para concebir un hijo, nos hizo ponernos en su piel.

Incluso los acontecimiento fueron cambiando la serie.

Los atentados del 11-S cambiaron el cartel de la serie.

En principio las torres gemelas aparecían en el cartel de la serie, al fin y al cabo Nueva York era un personaje mas.

Después de los ataques, lo que se veía de fondo en el cartel era el Empire State.

Con Sexo en Nueva York y sus protagonistas hemos llorado y, sobre todo hemos reído, aunque a ellas les resultó bastante duro.

Llegaron a pasar hasta 18h subidas a unos tacones.

De hecho, de ahí nació la idea para una línea de zapatos, la de Sarah Jessica Parker, lanzada este mismo año.

Nos hicieron pasar grandes ratos delante de la televisión, muchas de nosotras nos sentimos identificadas.

Sin embargo, nos sentimos también un poco decepcionadas.

La serie traicionó de alguna forma la idea principal del director de demostrar que «las mujeres no necesitan un matrimonio para ser felices» .

Finalmente, se dió a Carrie un final de cuento con la boda con Big.

Dentro de lo avanzado de la serie, volvía a revivir un tema que se aleja mucho de lo feminista que pretendía ser.

Como es lógico, cada una tendrá su opinión, pero a nosotros nos parece una serie pionera.

Con sus aciertos y sus fallos, nos lo ha hecho pasar muy bien y nos ha puesto ante los ojos cosas importante que no era habitual ver en televisión.

¿Te imaginas cómo sería Sexo en Nueva York en la actualidad? Vanity Fair si que lo ha hecho.

Como siempre, gracias por estar ahí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: