VA POR NOSOTRAS
Podcast / Blog / Comunicación / Publicidad

Orgasmos continuos, el síndrome de excitación sexual

MAS DE 200 ORGASMOS CONTINUOS AL DÍA

orgasmos continuosTener más de 200 orgasmos continuos es posible, de hecho muchas mujeres lo tienen diagnosticado por profesionales médicos.

Seguramente, si te dicen que alguien tiene más de 200 orgasmos continuos diarios te lo tomes como una broma o pienses que puede ser algo placentero, pues no, no es ni lo uno ni lo otro.

Esta incómoda situación se produce por un síndrome muy poco conocido que, además de ser muy incómodo, puede llegar a ser incluso doloroso.

Hablamos del Síndrome de excitación sexual o genital persistente.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE EXCITACIÓN GENITAL?

El síndrome de excitación permanente se define como una excitación genital que se da de pronto y además es persistente; puede estar o no acompañada de orgasmos y al contrario de lo que suele creerse, no está relacionado con ningún tipo de sensación de deseo sexual.

Es una dolencia muy poco conocida que incluso algunos médicos no sabrían diagnosticar, de hecho en algunos casos algunas pacientes han recibido un trato de mofa de su médico al contarle los síntomas.

Se trata de un problema sexual femenino de carácter bastante peculiar y misterioso, descrito por primera vez en 2001 y considerado oficialmente como una disfunción sexual desde 2003.

Este síndrome provoca orgasmos continuos indeseados y sin ningún tipo de estímulo previo.

Hay mujeres que hablan de hasta 90 orgasmos por hora.

Evidentemente este hecho hace que, en la mayoría de los casos, pierdan las ganas por tener relaciones sexuales con su pareja e incluso producen ansiedad y llegan a causar dolor físico.

El síndrome de excitación genital persistente suele confundirse con la ninfomanía o satirismo (hipersensibilidad sexual), sin embargo, no tiene nada que ver.

El síndrome del que hablamos no conlleva una necesidad de tener sexo bajo ningún concepto, y no tiene nada que ver con la publicación que hicimos sobre eyaculación femenina .

CAUSAS Y SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DE EXCITACIÓN GENITAL

sindrome de excitacion genitalMuchas afectadas relacionan el inicio de los síntomas con la toma de antidepresivos, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

Las lesiones o los cambios hormonales también pueden constituir un factor importante en algunos casos.

Se puede decir que el problema surge cuando tiene lugar algún desacuerdo entre el cerebro y el sistema nervioso periférico, que son los encargados de la construcción de la sexualidad del individuo.

En algunos casos, el síndrome es causado por una malformación arterial-venosa pélvica con las ramas arteriales  al clítoris.

Este es el único supuesto en el que sí que existe tratamiento quirúrgico y, al parecer, resulta bastante eficaz.

Existen algunos síntomas a tener en cuenta, como pueden ser:

  • Excitación física intensa sin motivo aparente
  • Excitación que permanece durante periodos que pueden ir de horas a días o incluso semanas
  • La excitación se calma de forma temporal con el orgasmo, pero vuelve a aparecer tras unas horas.
  • Debilitamiento y falta de concentración a causa del estado permanente de excitación.

Como ves, este sindrome puede ser un gran handicap a la hora de desarrollar una vida normal.

Las mujeres que lo sufren, llegan a padecer depresión e incluso se han dado casos de pensamientos suicidas.

Nada para tomarse a broma.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Llegar a diagnosticar este síndrome es algo muy complicado, pero si alguien puede hacerlo es un sexólogo o un psiquiatra, lo cual no quiere decir que sea una enfermedad psiquiátrica, nada más lejos de la realidad.

Aunque aún se sabe poco sobre esta dolencia y, salvo en el caso específico que te contábamos antes,  no existe una cura para las personas que las padecen, si que se está investigando.

La OMS reconoció el síndrome como disfunción sexual en 2003, llegando a contar unas 400 afectadas en todo el mundo, aunque, posiblemente sean muchas más, ya que es una dolencia que, en muchos casos, produce vergüenza a la persona que la padece evita que busque ayuda.

Existen asociaciones, sobre todo en EE.UU, formadas por personas que padecen este síndrome para ayudar a aquellas que comenzan a descubrir de qué se trata y brindarles todo el apoyo necesario.

En cuanto al tratamiento, como decíamos, solo se pueden paliar los síntomas.

Hay que buscar ayuda psicológica ya que afecta a la vida diaria e incluso a la relación con tu pareja.

En algunos casos, además de la terapia,  se lleva a cabo una terapia conductiva con psicofármacos.

Además es necesario calmar la excitación, para lo que se recomienda enfriar la zona genital e incluso anestesiarla mediante diferentes medicamentos, además de intentar relajar la zona con ejercicios de suelo pélvico.

Si quieres hacer alguna pregunta o aportación, o si padeces este síndrome y quieres compartir tu experiencia con nosotros, tienes las puertas abiertas y, por supuesto, como siempre, te agradecemos que estés ahí.

Suscríbete a nuestro podcast en ivoox, itunes o youtube.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: