VA POR NOSOTRAS
Podcast / Blog / Comunicación / Publicidad

Amelia Earthart, una pionera con un final trágico

AMELIA EARTHART, UNA PIONERA CON UN FINAL TRÁGICO

amelia earthartAmelia Earthart es una de las mayores pioneras de la historia.

A lo largo de la evolución de las sociedades, la mujer siempre ha estado presente. Hemos conocido empresarias, escritoras, cantantes, comunicadoras, ingenieras…

Siguiendo el clásico de las figuras femeninas hoy, en  Va Por Nosotras, la aviación a escena con Amelia Earthart como protagonista, y nuestras compañeras Ana Rota y Ana Peña pilotando ante los micros.

¿POR QUÉ AMELIA?

Nacida en Kansas (EEUU), en 1897… hija de una familia adinerada, Amelia mostró tempranos indicios de aficiones, digamos, tachadas de poco femeninas.

La aviación no llegó a su vida hasta pasados los 20 años, época que pasó haciendo labores curativas como enfermera durante la primera guerra mundial.

Curando heridas de los pilotos accidentados en combate, empezó su pasión por los aviones.

Por su condición acomodada, no le fue difícil contar con formación de piloto y con poder asistir a espectáculos aéreos y ferias de vuelo tan famosas en Estados Unidos. Así, se convirtió en una profesional a los mandos del avión mejorando estadísticas con sus marcas.

ESA OPORTUNIDAD

amelia earthartAmelia estaba en el lugar adecuado y en el momento oportuno. En 1928 recibió una propuesta ofrecida por la familia West de ser la primera mujer en cruzar el océano Atlántico en un vuelo, como pasajera. Nunca antes una fémina había estado sobre esta masa de agua.

El proyecto formaba parte de un gran evento mediático coordinado por el publicista George Putnam, que contaba con el título de Primera Mujer en Cruzar el Atlántico.  Dicha aventura empezaba con el viaje de Amelia y continuaría con numerosos eventos con ella como cara visible, entrevistas, fiestas e incluso la publicación de un libro contando esas horas de viaje.

LA AMBICIÓN DE AMELIA EARTHART

amelia earthartYa tenía la formación, ya tenía la fama y tenía los medios.

Amelia no era modelo, era aviadora. Volar, pilotar y surcar el cielo a los mandos de un avión era su vida

Haciendo equipo con su ya pareja George Putnam, anunció su intención de cruzar nuevamente el océano Atlántico pero esta vez, ella como piloto y sin otra compañía que sus ganas de llegar al otro lado.

En mayo de 1932 Amelia  realizó esta peligrosa hazaña en solitario y solo  trece horas y cincuenta minutos desde su despegue, aterrizó en tierras británicas.

EL VIAJE DE SU VIDA

Amelia contaba ya con una fama reconocidísima como aviadora y para su siguiente gran proyecto contó con el apoyo del gobierno de Estados Unidos.

Había llegado el momento de preparar ahora el más ambicioso de sus viajes; circunnavegar la Tierra por la línea del ecuador. Amelia quería recorrer el mundo volando por la circunferencia máxima que rodea el planeta.

Esta vez el viaje lo haría en compañía del navegante Fred Noonan.

Planificado el viaje, y todas las rutas a realizar, ambos aventureros comenzaron el vuelo en 1937 desde Oakland en el estado de California, con la aeronave de nombre Electra.

Por ciertos problemas técnicos, retrasaron su salida y dos meses después despegaron desde Los Ángeles.

Florida fue su primera parada.

Realizaron escalas exitosas en Indonesia, Australia y Nueva Guinea. Desde allí, planificaron su siguiente parada en la Isla de Howland (océano Pacífico), y esa parada fue la que nunca hicieron.

SIN NOTICIAS DE AMELIA

amelia earthartA pesar de saber con certeza que esta pareja de aviadores sobrevoló la zona, las comunicaciones recibidas por el buque Itasca (barco de apoyo enviado por el gobierno de norteamericano) se perdieron y con ella la pista del Electra.

Dos años duró la búsqueda sin éxito de pilota y navegante, dándolos por muertos finalmente en 1939.

Posibles restos de la aeronave y de sus ocupantes encontrados a lo largo de los años, así como la ausencia de ellos en las primeras evidencias, han dado lugar a numerosas teorías en torno a su desaparición

Se baraja entre ellas, su fallecimiento en accidente en el mar, sus últimos días como náufragos en la pequeña isla de Nikumaroro, e incluso ser secuestrados por el ejército japonés.

Dadas las fechas del desastre en coincidencia con la guerra abierta entre Estados Unidos y Japón, muchas de estas teorías no han sido confirmadas por el gobierno americano.

Un largo viaje y una interesante historia que seguirá viva por muchos años más y que hoy tiene su hueco en nuestro podcast. Como recomendación tras el audio, la película sobre esta historia, AMELIA, dirigida por Mira Nair. 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: